Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

3 COSAS QUE APRENDÍ AYER HACIENDO TERAPIA ONLINE EN TRES PAÍSES DISTINTOS.

worldtravel“¿La terapia online? ¿Por skype? Pero cómo va a ser lo mismo. No funciona igual de ninguna manera. Mira, se pierde el “feelin”, el contacto con la gente. Donde esté el tú a tú que se quite el tema virtual. Con todos mis respetos, oye, que para otras cosas va fenomenal: hablar con tu hermana que se ha ido a Londres, aconsejar a una amigo. Y en eso del coaching que creo que lo usan mucho… Pero ¿para una terapia seria? No me hagas reír…”.

¿Te suena? Soy yo hace exactamente un año.

¿Tú también lo has pensado alguna vez? Entras en este blog, ves a un profesional que ofrece consulta y terapia online a través de la red y piensas. ¿Pero eso se hace? No puede ser igual. Quizá has ido a la consulta de un psicólogo, un psiquiatra o terapeuta y te pones en la situación de hacerlo online. ¿No es eso es muy raro…?

Pues en esas estaba yo hace como os digo, hace exactamente un año. Y entonces Andrés me dice:

Iñaki, me ha salido un trabajo en Alemania. Llevamos juntos mucho tiempo. Confío en ti. Ya estoy muy bien pero no quiero que me lleve nadie más si necesito volver a consultar. Así que me quedo contigo. Pero, Andrés, ¿cómo que te quedas conmigo? ¡si te vas a Alemania! ¿Cómo lo vamos a hacer?

Me miró como a un niño que no entiende. Iñaki, si estamos en el siglo XXI. Pues cómo va a ser, ¡online! Seguimos con la terapia online, y ya está.

Y ya está. Lo tenía clarísimo el hombre. A mí me parecía una locura y a él lo más normal del mundo. Algo no cuadraba, pero no cuadraba en mi cabeza, claro. Andrés me empujaba a salir de mi zona de confort como terapeuta y yo me resistía: “Déjame en mi consulta, con mi mesa y mis sillas, donde llevo tantos años, y sé que funciona, que va bien… Para qué arriesgarse, probar cosas nuevas…”.

Ha pasado un año. Ayer tuve consulta con Andrés en Alemania (bueno él en Alemania y yo en Madrid). Está muy bien pero a él le gusta que charlemos un poco de vez en cuando y controlar la medicación que toma. Está encantado con su nuevo trabajo, ha empezado a salir con una chica… La sesión fue muy bien y al terminar nos despedimos con un bonito “abrazo virtual”.

Entonces no pude evitar sentir lo fácil que me había resultado. Y mi mente se fue a un año atrás cuando en la primera sesión online con Andrés yo estaba nerviosísimo, pensando en si se oiría bien, si se cortaría la llamada. ¿Se me ve bien, qué luz pongo?, ¿uso micrófono?, ¿hay retraso en el sonido?… mil y un problemas técnicos que se agolpaban, además de todas aquellas ideas limitantes de que “eso” no podía funcionar igual que la terapia presencial.

Y de repente sí funcionaba, sí era útil, sí servía. Y me sentía cómodo con ello, ya no era raro, era “normal”. Había descubierto una manera de llegar a más gente y sentirme aún mejor con lo que estaba haciendo.

Andrés me había sacado de mi zona de confort y me había hecho crecer como terapeuta enfrentándome a una creencia limitante. Y ahora esta, era mi nueva zona de confort.

Resulta que ayer después de Jesús viajé a Miami con Andrea, que tiene una prima en Oregón con un problema con su pareja y me ha pedido si la puedo atender. Y después me fui con Iván a Londres donde hace un tiempo londinense en el que el sol se pelea con las nubes para calentar los parques un rato.

He puesto en el título que aprendí tres cosas aunque luego la mente me ha llevado por otros derroteros. Pero quiero cumplir con lo prometido y como ya os he comentado la enseñanza de Andrés, escribiré brevemente las otras dos.

Andrea, que me contactó a través de esta página, me ha enseñado a luchar frente a situaciones personales muy duras, sin desanimarse ni dejar que la coraza que construimos para defendernos nos aleje del contacto con los demás y nos impida disfrutar el día a día.

E Iván, que me llamó por recomendación de Andrés, pelea sin descanso frente a unos síntomas obsesivos que le hacen perder mucha energía. Me ha enseñado la constancia de no desanimarse ante las recaídas, y la grandeza de levantarse una y otra vez y seguir luchando. 

Así que todas esas cosas aprendí ayer viajando por el globo ¡Gracias a los tres por vuestras enseñanzas!

11:30 am 27 de junio: “Iñaki, soy Olga. Oye, ¿tú pasas consulta en inglés? Tengo un chico al que podrías ayudar”. “En inglés? No, bueno ya sabes que lo hablo, pero como para pasar consulta no me veo. Hay que dominar mucho el idioma y…”. Y pienso en Andrés que me susurra: “creencia limitante, zona de confort…”. Pues nada, ¡a repasar el inglés!

1 comentario
  1. Buenos dias:soy médico y psicólogo. He tenido consulta privada presencial durante varios años en Ávila, pero hace más de uno que la cerré. Nunca he trabajado on-line.Creo que podria interesarme esta forma de tabajar que tu has comenzado. Informamé. Gracias. Un cordial saludo.

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!