Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

El Propósito: La Clave con la que tu Trabajo Cambia por Completo..

EscuelaHoy es viernes pero escribí este post ayer después de tener una sesión con Marisa. Ya fue protagonista de un post anterior hace algunos meses, que podéis leer aquí: La clave que ayudó a Marisa a controlar la ansiedad. El verdadero comino hacia la calma.

Aunque se encontraba muy bien hoy querido charlar un rato conmigo para pedirme consejo respecto a un asunto familiar que no viene al caso. Pero en el transcurso de la sesión me ha contado esta bonita historia que ahora os comparto.

Mi madre era limpiadora en un colegio. Cada tarde, ella y su compañera recorrían las aulas vacías recogiendo papeles, limpiando y ordenando mesas y sillas, fregando el suelo… Todos y cada uno de los días durante años.

Cuando fui mayor y tomé conciencia del trabajo, a mis ojos ingrato, que mi madre hacía, no podía evitar sentir un poco de pena hacia ella: recoger y limpiar aquello una y otra vez para que en cinco minutos al día siguiente los niños lo dejaran todo de nuevo hecho una porquería.

Mi madre había sido una mujer inteligente y estaba segura que podía haber aspirado a ser más que limpiadora, pero tras la muerte de mi padre y con nosotras muy pequeñas, no tuvo más remedio que coger aquel trabajo. A pesar de todo, ella no se quejaba (nunca la oí hacerlo) y parecía acudir siempre con buena disposición.

Su compañera procuraba hacer el mínimo esfuerzo, y me contaba cuáles eran sus trucos para que las cosas aparentaran estar lo suficientemente limpias, no tener queja de sus jefes, y a la vez poder acabar antes.

Pero mi madre, no. Mi madre se quedaba hasta el final y lo último que hacía al salir del aula era corregir con la punta del pie una mesa descuadrada, recoger un papel del suelo o dar el último pase de paño al cristal de la puerta.

Cuando estaba a punto de jubilarse un día le pregunté si no estaba harta de su trabajo.

-¿Harta? –me sonrió cómo hacía desde que era muy pequeña, y no comprendía las cosas del todo-. Hija, cada tarde vengo a este colegio a conseguir algo. A conseguir que los niños que aquí estudian lo hagan en el entorno más limpio y armonioso posible. Que se sientan importantes en un lugar sin papeles, en el que les esperan sus mesas y sillas perfectamente alineadas.

Que nada que de mí dependa les distraiga en su formación, para que aprovechen al máximo y sean lo que ellos deseen de mayores. Siento que en mi trabajo reside algo importante y por eso me esmero en hacerlo lo mejor que puedo.

¿Sabes? Esto nunca lo he contado a nadie, pero cuando empieza el curso los niños dejan todas las sillas desordenadas, algunas caídas. Yo las ordeno por las tardes para que al día siguiente las encuentren de nuevo alineadas.

Según pasan las semanas cada vez menos niños se despreocupan de la silla y la dejan bien colocada al salir. Y cuando el curso está a punto de llegar a su fin casi no tengo que mover más que una o dos con la punta del pie antes de terminar. 

Es en ese momento cuando sé que lo que estoy haciendo sigue teniendo sentido y me siento feliz y orgullosa de mi trabajo.

Esto es lo que me contó mi madre y me pareció tan bonito que casi se me saltan las lágrimas. Y puedo asegurarte que ya nunca más me dio pena que hubiera trabajado de limpiadora.

Entonces pensé en su compañera que estuvo yendo a trabajar sin encontrar ningún sentido a lo que hacía, ningún propósito. Y encontrándose las mismas sillas desordenadas todos los días. Y ella sí me dio pena.

Desde entonces no volví a mirar igual el trabajo de mi madre pero tampoco el mío. Porque ahora cuando siento que lo que hago no sirve de nada, que tan solo es una forma de ganar dinero, me paro y pienso en mi madre. Y siempre encuentro un sentido detrás de lo que hago que me hace ver las cosas de un modo completamente distinto.

Bonita historia, ¿verdad?

Bueno espero que te haya gustado el post del viernes y que te haya hecho pensar.

¿Encuentras un propósito en tu trabajo? ¿Algo que te estimule, que te ayude a seguir adelante? ¿O quizá es el momento de plantearte hacer otra cosa que te llene más y que te haga sentir que aportas y contribuyes a algo más importante que tú misma?

Hablaremos más sobre el propósito, porque es uno de los elementos clave que contribuyen a tu felicidad. Si quieres saber más cosas sobre él puedes mirar este post anterior que tuvo muchísimas visitas: “3 cosas insospechadas que te van a hacer más feliz”.

Y nada más por hoy. Un abrazo, feliz fin de semana y ¡nos vemos el domingo en la Newsletter!

Si te gustan los post de Mente en Positivo, también puedes dejarme tu email en el siguiente cuadro y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y el ebook de regalo!).

8 comentarios
  1. Hola Iñaki, efectivamente una historia preciosa que demuestra cómo lo importante es “creer en aquello que hacemos”. Y, muchas veces, nos quedamos en el simple “qué hago” (barrer, no parece un trabajo muy grato, por ejemplo), sin pararnos a pensar en ese “para qué” superior que da sentido a lo que hacemos. ¿Para qué sirve que yo barra? ¿Es para qué, es importante para mi? De la respuesta a estas dos cuestiones dependerá, en mucho, que nos sintamos mejor o peor con nuestro trabajo. Y lo que es más importante, la respuesta está en nosotros. Buen post, Iñaki.

    Mercedes

    • Muchas gracias Mercedes por tu comentario. Efectivamente, me quedo con te enfoque acertadísimo: muchas veces la pregunta más importante es “para qué” hacemos algo, y qué queremos conseguir con eso. Si respondemos de corazón, sabremos con certeza si estamos en el camino correcto. Fantástico! Te mando un fuerte abrazo.

  2. Madre mia. Menos mal que es viernes y puedo recuperarme un poco. Si leo este post el lunes no habría quien me aguantase. Energía pura.
    Bromas aparte ¡INCRIEBLE! Da gusto saber que existe gente así. Chapo por la señora y gracias a ti, iñaki, por compartirlo con nosotros.
    Como bien dice la hija, la responsable de esta historia, ya no volveré a ver mi trabajo con los mismos ojos a partir de hoy. Y si lo hiciese, espero acordarme de esta gran profesional y cambiar el rumbo.
    Te agradecería que, si vuelves a hablar con esta señora, le des las gracias por compartir esta historia contigo y a su vez tu con nosotros.
    Buen fin de semana

    • Muchas gracias David por tu comentario tan cargado de buena energía! Transmitiré a Marisa lo poderosa que es la historia de su madre, para que se lo haga llegar también a ella. Estoy seguro que le encantará. Un fuerte abrazo!

  3. Sabias palabras!
    Aveces desconocemos cuantas personas afectamos con nuestra actitud ante diversas situaciones.
    Muchas gracias por compartirlo con nosotros.

    • Gracias a ti Mauricio por comentar. Te mando un fuerte abrazo y feliz semana!

  4. Bonita historia. Añadiría otra dimensión. Está muy bien que miremos y encontremos el sentido de nuestro trabajo y eso conlleve la actitud que describe la historia. Pero trabajamos y vivimos en un contexto y también conviene intervenir sobre ese contexto para que esté alineado nuestro propósito individual y el colectivo. Sería muy interesante que esta historia llegue a los dueños del Colegio y recompense a esta trabajadora con un salario y condiciones de trabajo dignas. Igual es así, pero en líneas generales además de mirar hacia nuestro interior y encontrar las energías y el sentido de nuestra vida, como somos seres relacionales que somos y que trabajamos y vivimos en unos entornos determinados también debemos mirar y actuar sobre el entorno, contexto o ambiente.

    • Hola Eugenio! Muchas gracias por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo contigo. Buscar este propósito no excluye buscar la mejores condiciones y luchar por tener el mejor entorno laboral.
      Pienso que si de hecho ese entorno no nos permitiera desarrollar nuestras capacidades mi consejo es tratar de evolucionar y cambiar hacia aquello que encaje mejor con nosotros, con nuestros deseos y capacidades.
      Te mando un fuerte abrazo y te deseo una excelente semana!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!