Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

EL SECRETO PARA CONSEGUIRLO -CASI- TODO, O CÓMO PERDER PESO CAMINANDO UNA HORA AL DÍA

la-latina-madrid-terrazasEl otro día salí a tomar algo con mi hermano pequeño. Ya os he hablado de él en alguna ocasión porque me ha echado una mano con la promoción de “Bailando con la Realidad”, con un booktrailer que os recomiendo (te dejo el enlace al final del post).

El caso es que él había quedado con un amigo suyo en la terraza de un bar del centro de Madrid. Era un amigo de la infancia que yo también conocía. Nosotros llegamos primero y cuando asomó doblando la esquina y lo vi, no me lo podía creer. Siempre había sido un chico muy gordito, y por lo que me decía mi hermano con algunos problemas de salud. Pero la persona que se acercaba a nuestra mesa sonriendo era un hombre delgado y saludable que había perdido por lo menos 20 kg.

-¡Pero hombre Luis! Qué te he pasado. Estás delgadísimo –le dije una vez que nos saludamos.

-¿Sí verdad? 18 kg he bajado en el último año.

-No lo puedo creer, estás estupendo.

-Bueno, gracias. Así me siento también por dentro.

Durante un rato nos pusimos al día de las novedades personales y de trabajo y después vino la inevitable pregunta.

-De verdad que estás con un aspecto increíble. Pero, ¿cómo lo has hecho?

-Bueno, no ha sido difícil. Caminando. Una hora todos los días.

-Pero habrás hecho dieta o algo. ¿Has ido a algún médico, tomado pastillas…? –me resultaba difícil creer que Luis, habiendo sido obeso casi toda su vida, hubiera podido perder tato peso tan solo caminando una hora diaria.

-No, no. Nada de eso. Tan solo caminar una hora al día. Nada más. Verás el año pasado me dejó mi novia. En otro momento me hubiera liado a comer y hubiera acabado echándome 4 ó 5 kilos encima, seguro. Pero pensé que si quería volver a tener pareja tendría que empezar a cuidarme un poco, y decidí empezar a caminar. Me comprometí conmigo mismo a hacerlo al menos una hora al día. Vi que perdía peso sin hacer mucho más y así he seguido hasta ahora.

Nos contó que salía a caminar por la ciudad y que tenía varias rutas. Aprovechaba para hacer llamadas, escuchar música, pensar. Si tenía que hacer recados evitaba coger el autobús y si lo hacía, procuraba bajarse una o dos paradas antes para caminar y completar al menos esa hora diaria.

-Y no has hecho dieta ni nada…

-No –dijo, apurando su segunda cerveza.

-Chico, estoy sorprendido. Es como para escribir un libro. “Cómo perder peso tan solo caminando”.

Luis se sonrió.

-No Iñaki, creo que estás enfocándolo mal –dijo-. El libro no es “Cómo perder peso caminando” sino “Cómo perder peso haciendo algo todos los días”. Cuando os he contado que camino todos los días, casi te diría que lo fácil es caminar. La clave está en el “Todos los días”. Y cuando digo todos, es absolutamente todos, salvo causa mayor (y te diré que he salido a dar mi paseo con fiebre en más de una ocasión).

Da igual que llueva, haga frío o calor, que sea martes, domingo, Navidad o Año nuevo. Durante el último año he salido a caminar una hora todos y cada uno de los días. Eso ha sido lo que me ha llevado mas esfuerzo. ¿Caminar? ¡Eso tiene poco mérito! Salir con 2 grados bajo cero a las 9 de la noche para cumplir tu compromiso, eso ha sido lo difícil.

Vaya, la cosa no parecía tan mágica cuando Luis lo explicaba de esta manera. Sus palabras cobraban un significado diferente, más profundo, y señalaba algo que todos sabemos y que hemos escuchado en infinidad de ocasiones: “Nada sustituye a la constancia…”. Pero cómo nos cuesta aplicarlo…

Luis nos miraba a mi hermano y a mí que estábamos reflexionando sobre lo que nos acababa de comentar. Dijo:

-Un libro sobre perder peso siendo constante no parece tan atractivo como uno sobre cómo perder peso caminando, ¿verdad? Pero podemos añadirle algún truco para ayudar a que la gente se anime.

-Un truco? ¿Cuál es?

-A mí me ayudó mucho el hecho de compartirlo con los demás. Mi compromiso, me refiero. Contar a las personas de mi entorno que estaba comprometido a caminar todos los días una hora. Igual que cuando dejas de fumar: si lo saben todos a tu alrededor te da más fuerza.

-Así que para hacerlo más sólido lo mejor es compartirlo. ¡Estoy de acuerdo!

-Vale Iñaki, entonces ¿cuál es tu compromiso?

-¿El mío? ¿Con qué?

-¿No me has dicho que llevas una página que pretende ayudar a las personas, das conferencias y que además haces terapia online? Uno sobre ello.

Me quedé pensando unos momentos. Luis tenía razón. Tienes un proyecto. Qué quieres hacer con él. ¿A qué te comprometes?…

-Está bien. Aquí está el mío: me comprometo a escribir todas las semanas al menos dos post que aporten valor y que ayuden a pensar y crecer a las personas que los lean. Y una newsletter los domingos, aunque me reservo el derecho de cambiar la newsletter de día…

-¡Estupendo! ¡Queda dicho! Y recuerda que lo difícil no es escribir el post, sino el “todas las semanas”

-No creo que lo olvide, Luis. Por cierto, ¿otra cervecita?

-No, ya vale por hoy ¡que bastante me ha costado bajar esta barriga!

Y esta es la historia que viví con Luis y mi hermano hace muy pocas semanas, tomando algo en una terraza del centro de Madrid… 

Y ahora me gustaría plantearte. ¿Tienes un proyecto, una idea que llevar adelante? ¿Algo a nivel personal, laboral o de pareja, que está ahí sin que te decidas a dar el primer paso, que con frecuencia es el más difícil? ¿Sí? Estupendo. Entonces te pregunto, como hizo conmigo Luis: ¿Cuál es tu compromiso? A qué te comprometes para los próximos meses? Anímate a compartirlo con todos en los comentarios. Te servirá y desde aquí todos los que lo leamos te mandaremos todo nuestro apoyo para que lo consigas. ¡Adelante!

Como siempre gracias por tu tiempo y leer este post. Si te ha gustado no dudes en compartirlo para que llegue a más personas y te animo a que te hagas amigo de FB, Twitter o G+ para estar al día de las novedades. (Que por lo que he escrito un poco más arriba van a ser dos por semana en los próximos meses…).

¡Ah! Aquí te dejo el enlace del Booktrailer que me hizo mi hermano: “Bailando con la Realidad”

Si te gustan los post de Mente en Positivo, déjame tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida). Apuntarme a la lista.

6 comentarios
  1. Gracias por esta maravillosa historia, me ha parecido fenomenal y muy estimulante, definitivamente me hace recordar todas las metas y propositos que, a lo largo de mi vida, me he propuesto realizar y que a la vuelta de dos meses (o semanas a veces) he dejado inconclusas… Gracias una vez mas por compartirlo.

    • Gracias a ti por tu comentario Tony. Me alegra que te haya gustado y ánimo con esas metas. No importa haberlas dejado, quizá tan solo están tomando un pequeño descanso… A por ellas! Te mando un saludo afectuoso

  2. Me comprometo a mantener constancia y ahínco creando “Entheos”, para seguir cumpliendo mi misión mediante una nueva forma.
    Gracias Iñaki.
    MUUAAAAAAAAAAAAA

    • Gracias María y enhorabuena por tu fantástico compromiso. Te mando un abrazo y mucho ánimo!

  3. ¡Buenísimo! La clave es la constancia… y la siguiente clave está en pasar de la teoría a la práctica… quiero pensar que cada vez estoy más cerca… tengo una lista interminable de “compromisos” que estoy deseando adquirir… y nada… que no empiezo…

    Me encanta tu forma de narrar las cosas y transmitir las ideas, creo que ayuda a que parezca todo más al alcance de la mano, y eso es importante para decidirse a hacerlo.

    ¡Gracias!

    • Hola Ana! Muchas gracias a ti por tu comentario y tan buen feedback. Me anima a seguir escribiendo y aportando cosas para todos. Así que te mando toda mi energía y ánimo para que des esos primeros pasos que a todos nos cuestan un poco, pero que sin duda vas a conseguir! Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!