Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

¿ESTÁS CON UNA PAREJA TÓXICA? LOS 5 TIPOS DE PERSONALIDAD QUE DEBES EVITAR A TODA COSTA 

Seguro que has oído hablar en más de una ocasión sobre las “relaciones tóxicas”

Un término muy gráfico que define a las relaciones que te hacen sentir mal, que despiertan en ti sentimientos negativos, tanto de insatisfacción, tristeza o incapacidad, como de rabia o ansiedad.

Relaciones que, por su propia naturaleza, están abocadas a la destrucción y en las que muy poco se puede hacer, porque no tienen que ver tanto con circunstancias externas, sino con un problema estructural: la personalidad de uno de los dos.

Así es. Hay personalidades que por sí mismas hacen muy difícil establecer una relación de pareja sana. Maneras de entender el mundo y de reaccionar, que lejos de construir algo bueno y bello, llevan a todo lo contrario. 

Tipos de personalidad que son muy dañinas a la hora de formar una relación, y si lo haces se acabará convirtiendo en una de esas relaciones “tóxicas”, que no quieres para nada en tu vida. 

¿Y cuáles son? Algunas como estas…

Narcisista 

Personalidad narcisista: el narcisista tiene una imagen grandiosa de sí mismo. Exagera constantemente sus logros y capacidades. Se cree único, especial y solo las personas de su “nivel” pueden comprenderle. 

Siempre tiene razón y si se equivoca o algo le sale mal, le falta tiempo para encontrar a un responsable.

Sus deseos tienen que ser satisfechos en el acto, ¿cómo iba a ser de otra manera? Tiene fantasías con el éxito, el poder y la belleza, a menudo poco o nada realistas.

Con frecuencia carece de empatía para ponerse en el lugar del otro e identificarse con sus sentimientos y deseos (solo esto ya hace casi imposible establecer con él un vínculo sano) y tratará de sacar provecho de los demás en beneficio propio.

Es arrogante, soberbio y envidioso… y no se da cuenta de ello.

Estas personas pueden resultar atractivas porque por un tiempo proyectan esa magnificencia que se creen. Pero esta imagen no aguanta cuando finalmente se descubre que todo es una cáscara vacía…

Personalidad antisocial (el “psicópata”): el antisocial es aquel que no sabe adaptarse a las normas. Con frecuencia viola las leyes establecidas, lo que le puede acarrear problemas legales.

Es deshonesto, mentiroso. Puede hacer cosas negativas para su beneficio propio, pero también (y esto es lo peor de todo) por placer o por puro divertimento.

Es impulsivo y desprecia las consecuencias que sus actos puedan tener, tanto en sí mismo como en los demás. psicopata-365x365

Puede mostrarse irritable y agresivo y se observa en él una falta de remordimientos, con indiferencia o justificación del daño que pueda haber causado.

Como puedes ver, una forma de ser que hace imposible de todas las maneras establecer un vínculo afectivo. 

Pero cuidado: este tipo de personalidades puede tener una faceta muy seductora. La del rebelde que se salta las normas, que rompe con lo establecido, que se atreve a cosas “emocionantes” y transgresoras… 

Todo muy nuevo y estimulante hasta que la realidad, y con frecuencia la ley, se imponen.

Nota: en las películas se nos suele mostrar a los psicópatas como personas superinteligentes y cultas, razón por la cual son personajes que fascinan. Nada más lejos: aquí la ficción supera en mucho a la realidad.

Personalidad límite o borderline: durante muchos años he tratado a personas con trastorno límite de la personalidad. Una experiencia muy enriquecedora en la que aprendí cómo, con el tiempo y la terapia, se mejoraban y recuperaban una normalidad en su vida de la que no habían disfrutado antes.

Pero también pude observar difícil que era mantener una relación de pareja estable con alguien con un trastorno borderline grave.

¿Cuáles son las características de este trastorno de la personalidad?

Famoso film en el que Angelina Jolie interpreta a una chica con Trastorno Límite de la Personalidad.

Famoso film en el que Angelina Jolie interpreta a una chica con Trastorno Límite de la Personalidad.

Para empezar un patrón de relaciones interpersonales inestables en las que se alterna entre la idealización de su pareja y la devaluación: hoy te adoro y no puedo vivir sin ti, pero mañana mi sentimiento es de rechazo profundo y no quiero volver a verte…

Inestabilidad en el estado de ánimo, por lo que se puede pasar en muy poco tiempo (a veces horas) de la irritabilidad a la euforia, para después sentirse triste o ansioso. 

Sentimientos crónicos de vacío que se tratan de atemperar con atracones de comida, consumo de tóxicos, relaciones sexuales de riesgo…

Mucha impulsividad con ira inapropiada o intensa. Pueden existir intentos de suicidio o autolesiones (hacerse cortes para calmar la ansiedad).

Como puedes comprobar, son síntomas que, por su propia naturaleza, hacen muy difícil que puedas establecer un vínculo sano mientras estén presentes. Es primordial que la persona que lo padece busque ayuda para ponerse en tratamiento cuanto antes. 

La persona con un trastorno límite lo pasa muy mal. Sufre por lo que siente dentro de sí misma y, en la mayor parte de ocasiones, no puede evitar reaccionar de la manera en que lo hace. 

Como te decía antes, con un buen diagnóstico y el tratamiento adecuado, la posibilidad de librarte de estos síntomas y alcanzar una vida normal es muy alta. Así que no dudes un momento y acércate a consultar si identificas en tu pareja (o en ti) este tipo de síntomas.

¿Dudas?

Los psiquiatras rápidamente categorizamos los problemas, pero las cosas no son tan simples. Como te digo, nada es 0 o 100%. Existen rasgos, matices, intensidades.

Estoy seguro de que habrás identificado tanto en ti como en tu pareja alguna de las características de las personalidades que te acabo de describir.

¡Claro! Todos tenemos un poquito de alguna de ellas. Aquí la clave está en la intensidad de estos rasgos y en qué momento empiezan a ser un problema.

Unos rasgos narcisistas leves pueden no serlo (la mitad de los presentadores de televisión y artistas famosos los tienen), ni la impulsividad contenida tiene que significar un trastorno límite de la personalidad.

Pero de lo que estoy hablando aquí es de cuadros con una intensidad alta, que hacen prácticamente imposible establecer un vínculo de pareja sano. 

¿Tienes dudas? ¿No sabes si tu nueva pareja puede tener uno de estos problemas? Normal. No es fácil. El truco aquí es preguntarte sobre las cosas fundamentales que hemos visto en los capítulos anteriores: ¿es una relación equilibrada? ¿Me siento bien, segura, confiada? ¿Tenemos intimidad?, ¿y una buena dinámica de pareja?

Las personalidades que acabamos de ver no permiten contestar afirmativamente a estas preguntas…


(Extracto del libro “Cómo Acertar en tu Nueva Relación de Pareja: Todas las claves para saber si tu relación tiene futuro... o te conviene salir corriendo de ahí”). ¿Quieres saber más? Haz click en el enlace o aquí mismo.


Y esto es lo que quería contarte en el post de hoy. Deseo que te haya gustado. Nos vemos la próxima semana con más contenido interesante sobre bienestar emocional y relaciones de pareja.

Te mando un fuerte abrazo y... ¡Al ataque!

Nota: puedes apuntarte a la Newsletter semanal y recibir todo el contenido exclusivo rellenando el siguiente cuadro (y recibes además el ebook de regalo).

6 comentarios
  1. Me encantó!!! Super interesante!! Creo que debo salir corriendo.

    • Me alegra que te sirva Cintia. Y si además te ayuda a mejorar tu vida… ha cumplido su cometido! Gracias por comentar. Un abrazo y feliz día!

  2. Clavado Iñaki, lo has clavado, he identificado alguno de los perfiles que apuntas. A diferencia de Cintia no tengo que salir corriendo pero me pondré ojo avizor con lo que se me cruce por el camino.

    Como siempre didáctico, claro y super entretenido de leer.

    Un fuerte abrazo.

  3. Hola Iñaki muy interesante la descripciòn de los componentes tòxicos de personalidad, de ciertos individuos. Pero opino que las relaciones siempre son de a dos, que quiero decir con èsto, que nunca es casual la elecciòn de pareja que hace una persona,y en algùn punto es satisfactoria, sea para sufrir, para victimizarse, para justificarse, etc. y cuando no es un vìnculo tòxico-patòlogico por supuesto es para disfrutar y tener vivencias placenteras. Pero en lugar de correr del otro, es muy importante saber porque elegì alguien asì. Porque puedo correr de determinada elecciòn, pero si no resuelvo este tipo de elecciones, volverè a elegir otra persona con las mismas caracterìsticas, ya que es patrimonio del neùròtico, la repeticiòn. Gracias. Saludos.

    • Buenos días Norma! Buenísima reflexión la que aportas a todos. Estoy completamente de acuerdo contigo. No sólo se trata de identificar si la persona que tenemos enfrente tiene este tipo de personalidades tóxicas, sino también de buscar en nosotros mismos qué hace que nos podamos enganchar a ellas.
      Cuanto más nos conozcamos y también cuanto más sepamos lo que queremos atraer a nuestra vida más posibilidades tendremos de crear una relación pareja que sea verdaderamente satisfactoria para nosotros.
      Gracias por pasarte compartir. Te deseo una fantástica semana!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!