Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

HACIENDO BALANCE CON CARIÑO.

¡2 de enero! ¿Qué tal ha empezado el año? Deseo de todo corazón que muy bien.

Estoy seguro que tienes una lista de deseos y proyectos en tu cabeza, pero yo de momento, te aconsejo empezar tranquilo. No hace falta cumplir con todos los propósitos de golpe…

Como dijimos en este post anterior lo mejor es dedicar unos días a planificar nuestros objetivos más importantes del año, quizá solo dos o tres, y luego tratar de dividirlos en metas más pequeñas que alcanzaremos a lo largo del año.

En ese post también hablábamos de la importancia de hacer balance del pasado año. Yo llevo varios días con esta idea en la cabeza y lo cierto es que al hacerlo obtienes una perspectiva muy distinta a la que esperabas.

Me estoy dado cuenta, ahora que observo el año con distancia, que han pasado muchas más cosas de las que creía. Muchos cambios, eventos importantes, personas, lugares, alegrías y tristezas…

¡Un año da para mucho! Y esta idea hace que, sin querer, sienta de pronto más confianza en que puedan suceder también muchas cosas buenas durante los próximos 365 días.

Claro, en todo el año también ha habido situaciones en las que nos hemos equivocado y tomado malas decisiones. Esto también forma parte del balance.

Y si como yo, eres especialmente exigente contigo mismo, puedes encontrarte recriminándote y siendo más crítico de lo necesario.

Por eso hoy rescato este pequeño texto que es, curiosamente, el primer post que escribí en Mente en Positivo. Nos habla de que seamos benevolentes con nosotros mismos en nuestros errores y equivocaciones. Aquí lo tienes:

Hacemos lo que podemos y sabemos en cada momento. Y lo hacemos pensando que es lo mejor. ¿Nos equivocamos? ¡Claro! Muchas veces: tomamos decisiones que después juzgamos como equivocadas. Pero eso lo hacemos “después”. Lo hacemos a la luz de los resultados o de cosas que hemos aprendido a posteriori. Entonces nos juzgamos duramente y criticamos aquello que hicimos.

Esta actitud de ser duros con nuestros actos pasados es negativa para nosotros. Es necesario que aprendamos a mirarnos con compasión, con ternura incluso, pensando que aquel que fuimos tomó esa decisión porque creyó que sería buena, o quizá porque no lo pensó demasiado.

¡Claro que ahora haríamos las cosas de otra manera!, y en el futuro así será. Pero, ¿sirve de algo criticar tan duramente a aquel que fuimos? Si lo hacemos ponemos una pequeña (o gran) losa en quien somos ahora. No lo merecemos. No te lo mereces.

Tratémonos con cariño siempre, comprendiendo que somos humanos y que nos equivocamos a menudo, pero también hagámoslo con aquel que fuimos. Mira atrás y di: “Te equivocaste, no pasa nada. Hiciste lo que pudiste, con aquello que sabías. Fue un error, sí, pero hemos aprendido de él. Yo, te sigo queriendo igual”. 

Deseo que te sirva en este momento de balance personal y nuevos proyectos, que espero que podamos compartir juntos durante este nuevo año lleno de posibilidades.

Un fuerte abrazo y ¡nos vemos el domingo en la newsletter!

Si te gustan los post de Mente en Positivo, puedes dejarme tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida que tengo ahora mismo). Apuntarme a la lista.

1 comentario
  1. Muchas gracias!No acostumbro a hacer balances para estas fechas. Pero leer este trabajo suyo me vino muy bien,acertado para este momento de mi vida.Gracias!!Feliz Año!!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!