Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

¿SABES COMO TE ENGAÑAS A TI MISMO?… LAS JUSTIFICACIONES MÁS RETORCIDAS

nuestra-mente-maravillosa_9788499982564Yo era estudiante. Me sentaba al lado del psiquiatra adjunto mientras pasaba consulta y trataba de absorber todo lo que podía. El lugar: la unidad de adicciones. Alcohol, tabaquismo, cocaína, juego… Cualquier substancia o actividad que estuviera fastidiando la vida de una persona y que fuera “imposible” de dejar.

Se sucedían los pacientes con historias de personajes y circunstancias diferentes pero en el fondo muy parecidas. Lucha contra una adicción, esfuerzo, voluntad, sufrimiento personal y familiar, abstinencia, recaídas… hasta llegar finalmente al éxito, que en estos casos nunca es completo porque siempre está la sombra de la enfermedad ahí detrás, obligándonos a estar alerta.

El último paciente de la mañana sufría de alcoholismo desde las 23 años.

“Ya sabe doctor, las malas compañías, uno que se cree que lo puede todo, y sin darte cuenta tienes 10 años más y lo primero que haces al levantarte de la cama es tomarte una cerveza”.

Llevaba 6 meses sin probar una gota de alcohol y nada más entrar por la puerta con esa aire jovial y risueño, mi colega adjunto supo sin ninguna duda que había recaído.

-A ver Guillermo, ¿qué coño ha pasado? –el doctor Sanz tenía esta forma directa de hablar con los pacientes.

-Doctor, no hay excusas, lo sé. Pero usted sabe lo que yo quiero a mi mujer… Usted la ha visto cuando ha venido aquí. Es la que más me ha apoyado, no se merece esto… Verá, hace una semana discutimos. Una cosa menor, pero sin saber cómo, se nos fue de las manos. Acabamos insultándonos y ella se marchó de la casa. Me dijo cosas muy feas de mi adicción y que no quería saber nada más de mí. Cuando me quedé solo estaba destrozado. Toda mi fuerza de voluntad había desaparecido, no tenía energía para luchar más. Salí a la calle y me tomé una cerveza. Ya puede imaginar lo que vino después…

-Claro que lo sé. Una detrás de la otra y de la otra… ¿Cuándo has tomado la última?

-Esta mañana.

-Estupendo. ¿Te has fijado? He dicho “la última” porque es la última que te vas a tomar si no quieres que te vaya a buscar y te saque del bar a palos, ¿lo has entendido?

-Sí doctor, se lo aseguro.

Yo me quedé un poco sorprendido del estilo un poco rudo de acercarse al paciente, pero había visto como adaptaba sus frases, tono de voz y actitud a las características de cada paciente. A Guillermo parecía llegarle esta manera más directa y personal.

Después del rapapolvo el doctor Sanz pasó a felicitar a Guillermo por otros logros conseguidos y a reforzar su autoestima. Le dio también una teoría acerca de los receptores dopaminérgicos del cerebro y su función en las adicciones, que me parecían algo complejos para Guillermo, pero que él escuchaba con mucha atención.

Yo me pasé toda la consulta pensando en la mujer de Guillermo. Si no arreglaba las cosas con ella seguiría estresado y el riesgo de recaída aumentaría… Pero no me atrevía a decir nada. Cuando llegó el momento de terminar, Guillermo hizo el gesto de levantarse. En ese momento el doctor Sanz mirando distraídamente un informe le dijo:

-Por cierto, según salgas de aquí llamas a tu mujer y le pides perdón por lo sucedido.

Guillermo lo miró dijo.

-Pero doctor también ella se pasó y…

-¿Me vas a decir ahora que no fuiste tú quién provocó la pelea? No me cuentes historias. La llamas ahora mismo y te disculpas. ¿Entendido?

-Sí doctor.

-Pues venga, que pases buena semana y recuerda lo que hemos hablado. Nos vemos el próximo martes.

Cuando salió del despacho me dirigí al doctor Sanz.

-Sanz… me he quedado un poco preocupado con el tema de la mujer de Guillermo. ¿No cree que sería bueno citarla y echar una mano para que se arreglen? Si siguen mal podría aumentar la posibilidad de una recaída…

El doctor Sanz me miró con una sonrisa.

-Vázquez, no hubo tal pelea –me dijo-. Bueno, sí, claro que discutirían, pero aquello nunca fue una pelea, fue una excusa. Una excusa que la mente adicta de Guillermo provocó para poder beber. Lo he visto muchas veces y tú también lo verás a lo largo de tu carrera en multitud de ocasiones. Cómo “fabricamos” justificaciones para hacer o no hacer algo, y que luego nosotros mismos nos creemos. En este caso, además, recién cumplidos los 6 meses de abstinencia… Casi una cifra que invita a “celebrarlo” ¿no te parece? Por eso sé que él provocó la pelea, o mejor dicho, su parte enferma.

Yo escuchaba sorprendido ante algo que ampliaba mi visión de las cosas.

-Iñaki, no olvides nunca que la mente puede ser muy cabrona. Puede buscar las justificaciones más peregrinas para conseguir satisfacer sus anhelos primarios. Y si encima eres listo, más retorcida puede ser aún. Así que ¡estate alerta y no te dejes engañar! No eres tú el que quiere eso. Tú eres otra cosa que nada tiene que ver con comportamientos autodestructivos, con sufrir tú o hacer sufrir a los demás. No temas enfrentarte a esos pensamientos y decir: esto no parte de mí, porque el resultado de esto yo no lo quiero. Y no me voy a dejar engañar.

Y dicho esto se levantó, cerró con llave la puerta del despacho y abrió la ventana. Sacó un paquete de tabaco y se encendió un cigarrillo.

-Y después de una mañana de duro trabajo qué mejor que un buen pitillo para relajarnos…

Y yo me quedé pensando que en que estaba casi seguro que el doctor Sanz había dejado de fumar hacía poco…

Si te gustan los post de Mente en Positivo, déjame tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida). Apuntarme a la lista.

16 comentarios
  1. Enhorabuena! No nos libramos nadie de esa tendencia al autoengaño y de crear atribuciones externas para justificar nuestros errores.

    • Gracias Miguel! Aprovecho para recomendar tu página. Muy interesantes tus últimos post sobre la poco conocida figura del “Acompañamiento terapéutico”, que puede ayudar a muchas personas. http://maruiz31.com

  2. Gracias!*

  3. Hola Iñaki que tal?
    Como es habitual, muy bueno y bien traido tu escrito.
    Las excusas que nos creamos son así, tu lo has dicho, y mas cuando se trata de llenar un vacío interior con algo externo, como las adicciones del tipo que sean.
    El ego es muy primario y así se mueve.
    Gracias por compartir y hasta pronto
    Un abrazo

    • Hola Alberto. Qué bien verte de nuevo por aquí. Me alegra que te guste el post. Completamente de acuerdo con tu comentario: el concepto de “adicción” no solo puede ser a sustancias o juego, sino también a determinadas relaciones personales, sexo…
      Te mando un abrazo y hasta pronto!

  4. Hola Iñaki
    Te lo agradezco. Leo cada escrito que compartes con nosotros, y en este caso, me gusto el aportar un pequeño comentario, pues muy habitualmente puedo observar como las personas llenamos esos vacíos con sustitutos que no nos acallan la sed que tenemos
    Un abrazo y hasta pronto, y gracias again

  5. muy buen post!! tanto por la temática que hace reflexionar como por la forma en que está explicado, me ha enganchado enseguida! 😉

  6. Excelente, muy claro el contenido de este articulo, hay que enfrentarnos y asumir la responsabilidad de nuestros actos pues es muy fácil buscar excusas o culpar a los demás.

  7. Gracias Denisse por participar con tu comentario. Un saludo!

  8. Me gustó mucho el post y lo hice correr se lo merece.Tengo que decir algo que quizás se vaya del tema un poco.. pero está relacionado con quienes tienen la función de hacer visibles nuestras áreas ciegas, los profesionales de la salud en Psicología y Psiquiatría, me refiero más a los públicos en este momento. ¿Creen que ayudan a la gente con el poco tiempo que tienen, o engañan prescriben y etiquetan? Yo me he llevado alguna sorpresa con alguno de estos profesionales siendo muy sincero y sin autoegaños, pero el tiempo marca la calidad y la etiqueta se sobrepone a la persona, luego nunca se borra de tu historial. Un abrazo Iñaki.

    • Hola José Luis, como siempre muchas gracias por difundir. Y sí, creo que has puesto el dedo en la yaga. La falta de tiempo y de recursos hace que en muchas ocasiones se los profesionales de la salud mental acaben agarrándose a un diagnóstico rápido y una prescripción farmacológica que en ocasiones no son lo más acertado…
      Y también estoy de acuerdo con el poder “negativo” de ciertas etiquetas diagnósticas. Escribí este post hace tiempo hablando sobre ello.
      http://www.menteenpositivo.com/los-diagnosticos-ese-arma-de-doble-filo/
      Espero que te guste un fuerte abrazo, mucho ánimo y feliz semana!

  9. HOla Iñaki!!
    Qué bueno, sobre todo el final de la historia. ¿Te puedo hacer una pregunta?
    La racionalización de excusas buscan satisfacer siempre necesidades básicas (a las de supervivencia, me refiero) y de seguridad o también pueden darse para justificar conductas que aplaquen necesidades más altas, más propiamente humanas en la pirámide de Maslow?

    Parte de la siguiente opinión: racionalizamos excusas para cubrir (o asegurar) necesidades biológicas, de seguridad y enfrentar miedos que nos hagan realizarnos como personas.

    Bueno, espero no ser demasiado rebuscado. Gracias por tu trabajo, es tremendo.

    Un abrazo,
    Jesús.

  10. Hola Jesús! Excelente tu comentario. Efectivamente no solo justificamos para satisfacer necesidades biológicas sino también (y sobre todo) psicológicas.
    Evitamos enfrentarnos a nuestros miedos, conflictos, traumas, miedos… Y así surgen las excusas para que hagamos o no hagamos algo que al final nos pudiera resultar positivo en nuestra vida.
    Es difícil muchas veces detectar estas trampas” psicológicas que nos ponemos, pero el mero hecho de saber que existen ¡es un gran paso para nosotros!
    Poco a poco podremos descubrirlas y enfrentarlas que es la única manera de hacerlas desaparecer.
    Bueno Jesús, gracias de nuevo por tu comentario y tus ánimos, y por la fecha de hoy aprovecho para mandarte un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

  11. Hi!! Pues SI esa es la verdad y Realidad.

    • Hola Armilia! Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te guste. Aprovecho para mandarte un abrazo y desearte un fantástico 2017 y sin caer en estas trampas mentales! 🙂

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!