Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

Mente y Cuerpo. La Somatización.

¡Buenos días! Como posiblemente ya sabes hace muy poco publiqué “Los 12 Síntomas que Pueden Amargarte la Vida”. Un ebook de 30 páginas que puedes descargarte gratis en el formulario que verás al final de post.

En él te detallo las formas que tiene nuestro cerebro, nuestra mente, de “quejarse” ante determinadas situaciones. 

Algunas personas son propensas a sentir ansiedad, otras a deprimirse, a darle mil vueltas a las cosas… y así hasta 12 maneras de expresar el malestar psicológico.

Si conoces cuál es la tuya te supondrá una enorme ventaja a la hora de prevenir los problemas derivados de ellas, y ese el el propósito del ebook.

Entre todas, hay algunas muy evidentes y generales, como la antes mencionada depresión o la ansiedad. Pero también describo otras no tan frecuentes, como pueden ser la disociación o la somatización

Sobre la disociación , que es un mecanismo un poco “raro”, te hablaré en un próximo post, pero hoy quiero centrarme en la segunda, la somatización.

psicoterapia meditación

La Somatización:  

Sí, ya sabemos que el cuerpo y la mente están unidos, y que con frecuencia un problema psicológico se refleja en el cuerpo. Tenemos muchos de ejemplos de esto:

-Si estamos estresados puede surgirnos un eccema en la piel. O empeorar la psoriasis. 

-El síndrome del colon irritable también tiene mucha relación con el estado anímico.

-Un problema psicológico puede expresarse en forma de dolores en las que el traumatólogo no halla ninguna causa.

-Contracturas musculares como respuesta a la ansiedad.

-Hay personas que pierden el pelo tras un disgusto.

-Brotes de enfermedades autoinmunes se desencadenan después de algún trauma psicológico.

-Un niño con dolor de tripa o de cabeza puede estar expresando la pena por la separación de sus padres.

Y así con un montón de ejemplos que con mayor o menor evidencia científica, se nos presentan en nuestro día a día. 

El mecanismo psicodinámico del asunto es claro. Nuestra mente deriva parte de un malestar psicológico por el problema que sea, al cuerpo, y lo expresa a través de un síntoma físico. Si tratamos y eliminamos la causa psicológica, entonces ese problema físico también desaparece.

Tenemos así la mente, y el cuerpo, unidos, pero distintos… 

Es un problema “psicológico”. Vaya a terapia. 

medicina-mente-cuerpoMuchas de las personas que expresan su malestar a través del cuerpo sufren un cierto estigma por ello: “Son neuras” “No te pasa nada, es psicológico” “Está todo un tu cabeza” “Lo que tienes que hacer es ir al psicólogo”… Y acaban por no saber cómo actuar, incomprendidos en muchas ocasiones, incluso culpabilizados. 

Si no encuentran ninguna causa, será que tienen razón y que es mi cabeza. Y yo debería controlar lo que pasa en mi cabeza, ¿no es así?

El error de base en todo esto es que la distinción entre mente y cuerpo es completamente artificial. No existe tal cosa. La hacemos por comodidad. 

Dividimos al ser humano en partes que nos permiten estudiarlo mejor, pero es falso. Es útil para muchas cosas, pero en otras ocasiones es una traba, un mal enfoque.

Te expreses como te expreses, eres tú siempre. No hay distinción entre una cosa u otra. Si te duele, todo tú se afecta. No hay origen psicológico o físico. Eres tú la que sufre, todo el rato. 

Partiendo de esa base no tiene sentido centrarse en un síntoma u otro. Es tan importante atender a lo factores psicológicos que influyen, como en la molestia física. Si uno empeora, empeora el otro y si mejora también se reflejará. Porque en el fondo, no hay ese “otro”. Eres todo el rato tú.

Y cada parte de ti que sufre, que lo pasa mal, merece toda la atención.

Date un masaje.

Masaje terapéuticoAtiendo a Luisa desde hace relativamente poco tiempo. Un problema de pareja la tiene con el ánimo un poco caído, y confundida respecto a lo que quiere y lo que no para su futuro. 

Siempre dedicamos un rato a poner encima de la mesa sus pensamientos, deseos y sentimientos (que últimamente van como una montaña rusa), para que los pueda volver a incorporar de una manera positiva, y así hacer lo que verdaderamente conecte con ella misma. 

Está contenta porque poco a poco va siendo más ella y recuperando esa autoestima que hace meses la tenía abandonada.

También sufre de dolores de espalda. Se queja de contracturas, claramente tensionales, que la molestan pero no la limitan demasiado en su día a día.

-Muchas gracias Iñaki, cuando nos vemos otra vez? ¿La semana que viene, como siempre?

-No. La semana que viene no. Ve al fisioterapeuta y que te trate esas contracturas.

-No te preocupes por eso, no es tan importante. Prefiero que nos veamos y avancemos más con la terapia.

-Ya lo sé, Luisa. Pero avanzar con la terapia es que te mires y te trates esas contracturas. Para mí es lo mismo: mejoras tú. Todo lo que hagas para cuidarte y mimarte será perfecto para mí.

No hay tal cosa como cuerpo y mente. Solo estás tú mismo. Y todo abordaje terapéutico debe incluir en la medida de lo posible un enfoque holístico, no reduccionista.

Claro, yo actúo desde el ámbito que mejor se me da, que es el psicológico. Pero si vienes a verme ten por seguro que acabarás yendo al masajista, a mirarte ese problema de la piel, el bulto en el pecho que te preocupa, al dentista para que te haga una férula para el bruxismo (rechinar los dientes por la noche), a la peluquería, a caminar una hora todos los días… y cualquier cosa que vaya a aumentar tu bienestar. Porque eso hará más fácil mi trabajo de que se cure ese malestar psicológico por el que has venido a consultarme.

Y si tú te sientes mejor, yo también me siento mejor, porque en el fondo, de la misma manera que no hay mente o cuerpo, tampoco hay algo como tú y yo. Pero eso ya son disquisiciones espirituales que dejo para otro día… 

Y nada más por hoy. Si te ha gustado el post no dejes de compartirlo. ¡Ah! Y si aún no tienes el ebook lo puedes descargar gratis desde este formulario.

Un fuerte abrazo ¡Y nos vemos en a newsletter del domingo!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!