Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

POR QUÉ DEBES EMPEZAR EL LUNES CON UN BUEN ABRAZO

Taller grupo

¿De verdad muevo las manos tan rápido al hablar…?

El pasado sábado participé en un taller sobre las relaciones afectivas. Estuvimos repasando y compartiendo diferentes aspectos de las relaciones de pareja (que son las que en general más nos preocupan a todos) pero también de las familiares, laborales…

Me gusta ponernos en círculo como veis en la fotografía (la foto es de otro taller) y tras una breve exposición teórica ofrecer la palabra al grupo para que pueda compartir sus dudas y experiencias acerca de lo que va surgiendo. Siempre me sorprende la potencia del grupo para generar nuevas ideas y reflexiones.

Alguien mencionó el tema de los abrazos y de su importancia a la hora de crear y estrechar los vínculos afectivos y al hilo de este tema quiero compartir con vosotros esta pequeña reflexión que acabo de escribir.

Si a un niño no se le abraza, deja de crecer. Eso nos da la importancia que en el ser humano tienen los abrazos y nos hace plantearnos por qué no nos abrazamos más y compartimos ese maravilloso sentimientos de fundirnos con otra persona, vernos recogidos, reconocidos, de entregarnos y recibir a la vez.

Cuando se abraza a un niño en su cerebro se libera oxitocina (la hormona del apego) a la vez que otros neurotransmisores como serotonina y dopamina. Esto le hace experimentar una extraordinaria sensación de bienestar, plenitud y encontrarse resguardado de todo peligro.

Igual que en el niño, nos sucede los mismo como adultos.  Pensamos que ya no nos hacen falta, que somos maduros, independientes, seguros de nuestros sentimientos, y entonces los abrazos pasan a ser algo secundario, que nos gusta, pero que en el fondo no necesitamos.

La verdad es que los necesitamos mucho más de lo que creemos. Además de los beneficios fisiológicos que hemos mencionado, el abrazo nos rescata de la soledad y del aislamiento. Favorece la comunicación con nuestra pareja, nos hace vivir el aquí y el ahora. Estimula la autoestima, la creatividad, nos hace experimentar la gratitud y la empatía. Es un acto que aúna mente, cuerpo y emociones y además, brinda reconocimiento y protección a nuestro “niño interior”.

¿Hacen falta más razones para lanzarnos a abrazar a nuestra pareja, nuestro hermano, nuestro amigo? ¡Ya tengo ganas!

Empecemos la semana con un buen abrazo. Yo os mando el mío con mucho cariño. ¡Feliz lunes! 

Si te gustan los post de Mente en Positivo, puedes dejarme tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida). Apuntarme a la lista.

5 comentarios
  1. Muchas gracias por compartir nuevamente tus experiencias y los comentarios surgidos en base a un taller en el cual participaste sobre el tema de “Los abrazos y de las relaciones afectivas” en pareja, como siempre muy “enriquecedor y reflexivo” al menos por mi parte y como una invitación para la generación de nuevas y futuras ideas respecto al tema!

    • Gracias a ti de nuevo Ana Laura por tu comentario. Encantado de compartir lo que voy descubriendo con vosotros. Y si tienes algún tema que quieras plantear o sobre el que reflexionar, estaré encantado de hacerlo.
      Un abrazo, como no puede ser de otra manera, y feliz miércoles!

  2. Buenos dias Iñaki,
    Muchas gracias por compartir un post tan interesante, estoy de acuerdo en que, cuando crecemos y nos hacemos mayores pensamos que no necesitamos un abrazo, pero cuán reconfortante es? ni nos acordamos.., tenemos que practicarlo más amenudo.
    Un abrazo
    Isabel

    • Muchas gracias Isabel por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo contigo. Incluso, cuando llevamos mucho tiempo sin dar un abrazo de verdad, se nos hace raro cuando lo damos. Pero hay que mantenerlo hasta que nos llegue todo su poder para reconfortarnos, y a su vez reconfortar al otro.
      Así que vamos a practicarlo! Yo te mando uno virtual, no olvides compartirlo con los que tengas cerca de ti.
      Iñaki

  3. gracias por compartir tu experiencia y mensaje, es muy rico, la terápia del a brazo, yo lo practico constantemente con mi hijito y mi esposo, realmente es fortalecedor, nos da ganas de vivir y vivir en plenitud, nos hace sentir importantes y en resumen somos felices, y fortalece el lazo afectivo con todos los miembros de mi familia.

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!