Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

Si quieres encontrar pareja, esto te interesa.

Cómo encontrar pareja. Llena tu copa.¡Buenos días! Hoy te voy a hablar de uno de los temas importantes de la vida: cómo encontrar pareja (y acertar) y sobre el que me han llegado varios email en las últimas semanas.

Estos son de dos lectoras comparten su inquietud:

En mi caso (tengo 42 años) tras separarme de mi pareja después dos años de relación, me siento lista para tener una nueva y me gustaría “acertar” ya 🙂

Así que quizás lo más interesante sería para mí disponer de algunas pistas a la hora de elegir a una persona.

Mónica

Me encantaría poder leer y reflexionar sobre el mundo de la pareja desde algo más “básico” y no por ello menos interesante: ¿que pasa antes de tener pareja?

Me he metido en páginas de Internet, y me parece que no es lo mío: en cuanto me lanzo y elijo, ¡nunca soy elegida!

Andrea

Y de esto vamos a reflexionar un poco hoy. ¿Qué pasa antes de tener pareja? ¿Qué hay que hacer? Y si llega el caso ¿cómo elegir bien? 

Como de costumbre, un pequeño relato…

Quiero tener pareja, es una necesidad, un deseo que me mueve. Visualizo ese momento, recuerdo mis parejas anteriores. Sí, anhelo esa sensación. Todo ello me estimula, pero a la vez se despiertan todas mis dudas e inseguridades. 

Tengo mi copa del amor vacía, y quiero encontrar a esa persona que me la llene. Yo llenaré la suya porque dentro de mí tengo mucho amor que dar. Y estoy deseando hacerlo.

Salgo a buscar a esa persona. Muestro mi copa. ¿Ves? Está vacía. La he dejado así para ti. Te espero. Puedes llenarla. Yo haré lo mismo con la tuya. 

Las personas llegan, se acercan, se quedan quizá por un instante, pero luego siguen su camino. ¿Qué pasa? ¿Qué hago mal?

Me pongo triste, preocupada. Mi autoestima baja. ¿Es que no ves que estoy preparada para recibir el amor? Giras tu copa, no queda nada, completamente vacía. ¿Tendrá algún defecto? ¿Será por eso?

Entonces vas a tu casa, te refugias en la rutina, el trabajo. Los días pasan. Dentro de ti sigues deseando esa relación que te llenará, pero esa relación no llega.

Un día te miras al espejo. ¡Y encima has cogido un par de kilos! Qué desastre. Ahora sí que la cosa está mal. 

Sacando fuerzas de algún sitio te decides a pedir ayuda. Una amiga te recomienda a su terapeuta. Ella misma había pasado por lo mismo hacía unos años y ahora estaba feliz con su nueva pareja. Esa persona te sugiere cambiar el enfoque por un tiempo y empezar a centrarte en ti… en llenar tu vida de cosas positivas.

Él te ayudará en el proceso. Te propone empezar con pequeños cambios… quizá cuidar más tu alimentación, ir al gimnasio, hacer cosas que te gusten… y ver que pasa…

A pesar de tu escepticismo inicial, te decides a probar… De momento se acabó el chocolate después de cenar. Y con un poco de esfuerzo y apoyo consigues ir al gimnasio dos veces esa semana.

Ese viernes quedas con un par de amigas a tomar algo. Antes de salir coges tu copa. ¿Qué curioso? No está vacía del todo, el fondo está lleno de algo. Lo pruebas. Sabe bien. Ummmm!

Como encontrar pareja. Llena tu copa.

Esa noche no sabes porqué pero tienes una sensación distinta. Algo fluye. Llegan personas a conocerte, ven tu copa. Prueban un poco de ella, y les gusta, como a ti.

La siguiente semana sigues con tus rutinas de cuidarte un poco. Casi sin querer te dejas invitar por una compañera del gimnasio a un taller de literatura. Nunca te han atraído estas cosas especialmente pero sales pensando ¡qué interesante! 

La semana continúa y consigues salir un poco antes del trabajo. Ese jueves antes de llegar a casa compras uno de los libros que te recomendaron en el taller. A las diez páginas estás completamente enganchada.

El sábado hay una fiesta con amigos. No te cuesta nada apuntarte. Sales con tu copa que… ¡está llena por la mitad! Por algún motivo no te sorprende del todo.

Hablas con muchas personas, conoces a un chico. Qué majo. Piensas que no se ha fijado especialmente en ti pero después de un rato te pregunta qué lees y tú se lo dices. ¡A mí también me gusta ese autor! Le recomiendas tu libro y él te explica cosas de ese escritor y de otros. Es interesante, enriquecedor. Lo disfrutas. 

Miras de reojo tu copa, está más llena. Pero la de ese chico también. Él ha llenado un poco tu copa, tú la suya. Te sientes bien. 

Pasan las semanas. Has cogido por costumbre salir siempre a tu hora del trabajo. Es la única manera de tener una vida personal. Vas al gimnasio, te cuidas. Lees, vas al teatro de vez en cuando y a bailar. Te sientes contenta, segura de ti. 

Sigues deseando esa relación de pareja que no acaba de llegar. La quieres, pero sientes que no la necesitas tanto como antes. Tu vida te gusta. Tienes confianza, ya vendrá cuando tenga que venir. Esas cosas no se pueden forzar.

Un día tonto, sin muchas ganas, sales a ver a tu amiga al centro. Llevas tu copa, a la que te has acostumbrado a ver bien llena. Al llegar tu amiga está con alguien. Y ese alguien te gusta. Lleva una copa llena de cosas interesantes. Te la muestra. ¿Quieres? 

Entonces, levantas la tuya y también le ofreces a él. 

Y la magia sucede.

Este es el primer paso, el secreto que hay que hacer siempre antes de empezar una relación: llenar tu copa. 

Y una vez hecho, salgo con mi copa llena y ofrezco a todos (al mundo) todo lo bueno, lo bello y hermoso que hay en mí. Lo comparto con los otros.

No espero que alguien me complete, que me de eso que no tengo. Sé que recibiré lo que ya tengo, lo que ofrezco, lo que doy. 

Y solo de esta forma podré establecer una relación que crezca basada en compartir, en la abundancia, y no en las carencias o en la escasez.

Y como podrás adivinar, el terapeuta de este cuento soy yo. Y esta es la historia de cientos de personas que han venido a mi consulta en los últimos 15 años con este tipo de inquietudes. Sufriendo por no encontrar pareja, algunas durante mucho tiempo.

Es un sufrimiento profundo y doloroso y muchas acaban desesperándose e incluso renunciando al amor… Por eso he decido empezar a compartir contigo algunos consejos, para darte esperanza y ayudarte.

Si quieres recibir más artículos con contenido sobre este tema, suscríbete al blog (haz click aquí para apuntarte).

Por supuesto también estoy a tu disposición si te decides a empezar un proceso de cambio. Vale la pena, tu felicidad está en juego. No es necesario seguir sufriendo solo, cuando existen soluciones y personas expertas en ellas.

Yo he dedicado mi vida a acompañar a personas en procesos de cambio y he vivido la transformación de muchas de ellas. A veces es solo cuestión de cambiar de perspectiva y empezar a hacerse las preguntas adecuadas, otras requieren un mayor trabajo interior. No importa, si estás decido a encontrar el bienestar interior, lo encontrarás. Y yo estaré aquí para ayudarte.

Mi proposito y mi sueño en esta vida es que cada vez menos gente sufra por temas que tienen solución, y proporcionarte herramientas y ayuda para que conquistes tu felicidad.

Comparto contigo algunas cartas de agradecimiento que he recibido… 

Gracias a ti he conseguido despertarme y acostarme tranquila, vivir sin miedo el presente y sentirme cómoda ante el futuro incierto; conocerme lo suficiente para saber mis puntos fuertes, mis puntos más débiles y la manera de vivir tanto con los unos como con los otros.

A no tener miedo a enfrentarme a lo que soy y a lo que pienso y siento (que no siempre es lo que querría pensar y sentir), a engañarme a mi misma lo menos posible ya que aunque suele ser una buena técnica para superar un momento de bajón suele ser solo un alivio temporal y nada más.

Te recomendaría no, te recomiendo; y casi a diario. Me has ayudado tanto y te considero tan indispensable en mi bienestar actual, que cada vez que veo a alguien que quiero sufrir, ¡Quiero que se vaya a vivir contigo un mes entero! 

Otra cosa que me apetece decir…

¡Gracias, gracias y más gracias!

Que nunca te podré devolver todo lo que has hecho por mí y también por la gente que quiero…

Cristina

No rompas la cadena, si conoces a alguien que esté sufriendo y crees que esto le puede servir… compártelo. 

Y nada más por hoy. Un fuerte abrazo y te espero el domingo en la Newsletter.


Si te gustan los post de Mente en Positivo, déjame tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida). Apuntarme a la lista.

2 comentarios
  1. Y qué pasa cuando estando casada (con alguien que creías que llenaba tu copa) descubres que tu copa está vacía….y cuando empiezas a llenarla de repente tu pareja ya “te sobra”? Es posible readaptarse?

    • Hola Sara buenos días. Gracias por tu comentario. Es una interesante reflexión. La respuesta es sí, es posible readaptarse, pero para ello hay que tener en cuenta algunas cosas. La primera es ser consciente de la responsabilidad compartida de las situaciones en pareja. Tú pensabas que tu pareja llenaba tu copa, y luego ves que no es así.

      Pero ¿cómo podía saberlo él si tú misma pensabas que estaba bien? Ahora al tomar conciencia, es fácil responsabilizar a tu pareja de eso que no ha hecho, pero ten presente que tú tampoco eras consciente…

      Haces ahora lo que tienes que hacer, que es empezar a nutrirte por ti misma. Y es ese nutrirte puede haber una parte conjunta con tu pareja. Invítale a acompañarte por ese camino, tratad de reconstruir juntos eso que antes faltaba. Estate abierta y transmítele que ahora necesitas esto distinto, de manera franca y generosa.

      Si él puede unirse a ti será fantástico, y si no, ya tendrás que valorar otras cosas. Pero da la oportunidad de que pueda suceder.

      Espero que te sirvan estas reflexiones. Te mando un fuerte abrazo y feliz semana.

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!