Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

SOBRE LA AUTOMEDICACIÓN CON PSICOFÁRMACOS Y PSICOTERAPIAS (I)

AutomedicaciónBueno creo que el desarrollo de este post va a ser muy sencillo: nunca, nunca te automediques si no es siguiendo el consejo directo de tu médico. Ya está, muy fácil.

Dicho esto sí quiero ofrecer algunos datos respecto a la medicación psicológica (los psicofármacos) para que veáis la importancia de tomarlos siempre siguiendo el consejo de un profesional. Me centraré en los más habituales: los antidepresivos y los ansiolíticos (o tranquilizantes), que por otra parte son los que más tomamos por nuestra cuenta.

Antidepresivos:

-Los antidepresivos pueden tardar bastante en empezar a hacer efecto, hasta dos semanas. Son medicamentos para tomar todos los días y su efecto es diferido. Muchas personas los consumen puntualmente cuando tienen un día “triste” pensando que les animará pasado un rato, pero no sirve de nada hacerlo así y solo notaremos los efectos secundarios.

-Las antidepresivos en general se introducen siguiendo una dosis ascendente, y de la misma forma tampoco se deben quitar “de golpe”: puede producirse un “síndrome de retirada” que es muy molesto. Así que antes de suspenderlo consulta con tu médico para acordar la mejor manera de hacerlo.

Ansiolíticos:

-Los ansiolíticos (o tranquilizantes) por contra, sí pueden tomarse “a demanda cuando tenemos el síntoma (en este caso la ansiedad). Hacen el efecto pasados unos minutos y lo notaremos durante unas horas. En otras ocasiones nuestro médico nos aconsejará tomarlos todos los días aunque no notemos la ansiedad en ese momento.

-Existen muchos tipos de ansiolíticos, cada uno adecuado a los diferentes trastornos ansiosos. Tienen características farmacocinéticas y dinámicas distintas y por eso solo un especialista acostumbrado a su manejo nos aconsejará la pauta que ofrezca el mayor beneficio para nosotros.

-Los ansiolíticos tienen la capacidad para crear dependencia, lo que hace que podamos sufrir síntomas de abstinencia al retirarlos. Por eso es muy importante respetar siempre las dosis, el periodo de tiempo que los podemos tomar, y la manera de retirarlos, que será siempre de manera progresiva.

-Tomando ansiolíticos tendremos una serie de restricciones a la hora de, por ejemplo, conducir, manejar determinada maquinaria, y consumir alcohol. Todos potencian en gran medida los efectos del alcohol existiendo el peligro de intoxicaciones severas si se mezclan.

Ambos:

-En general los ansiolíticos y antidepresivos son fármacos seguros y bien tolerados pero pueden interactuar con otros fármacos (¡e incluso alimentos! como en el caso de los antidepresivos IMAOS) y producir serios efectos adversos. Por eso debemos informar siempre de cualquier otra medicación que estemos tomando, incluidos los productos de herbolario.

-En este sentido hay que tener cuidado de dejar ansiolíticos (y también algunos antidepresivos) al alcance de niños y también de personas que puedan tener ideas o pensamientos suicidas. Tomados en altas dosis pueden resultar muy peligrosos.

Por eso en ocasiones nuestro médico pedirá a un familiar que sea él el que los suministre, y no el propio paciente.

-Cuando sufrimos trastornos de ansiedad o depresión, es habitual que no tengamos nuestra atención y memoria en las mejores condiciones. Aquí también es útil que un familiar o amigo nos apoye con el control de las tomas, y que tengamos un registro por escrito, o un pastillero dividido en días, que nos ayude a que no nos equivoquemos.

-Y para concluir, el consejo principal con el que empecé. Siempre, siempre, toma la medicación de acuerdo a las indicaciones de tu médico, y acude a él ante la mínima duda que te plantees respecto al mismo.

Bueno, esto en lo que se refiere a cualquier tipo de tratamiento farmacológico, y de la misma forma debería exigirse a cualquier prescripción de psicoterapia. Pero de este tema te escribiré en el post de mañana. 

Así que nada más. Espero que te haya gustado el post de hoy. Si es así no dudes en difundirlo. ¡Ah! Y si necesitas resolver alguna duda respecto a un diagnóstico u orientación terapéutica puedes escribirme aquí.

Un saludo afectuoso ¡y hasta mañana!


Si te gustan los post de Mente en Positivo, déjame tu email y te enviaré resúmenes de las publicaciones. Nada de spam, solo cosas que te sirvan (y los dos regalos de bienvenida). Apuntarme a la lista.

10 comentarios
  1. Muy buen artículo que me ha servido de mucha utilidad y he aprendido cosas. Un saludo.

    • Gracias José Luis, por seguir mis artículos y difundirlos siempre como lo haces. Te mando un fortísimo abrazo.

  2. Si quieres puedes seguirme en Twitter @LEVIMX2 gracias un saludo cordial

  3. Hola Iñaki, quisiera saber si los relajantes musculares están en el mismo grupo de los medicamnetos de los que has hablado y de no ser así cuáles son sus características y recomendaciones principales. Gracias

    • Hola Eugenia. Muy buena pregunta. Mira, no todos los relajantes musculares entran dentro de esta categoría pero sí alguno de los más comunes como el diazepam (Valium®) que es además un conocido ansiolítico, y el tetrazepam (Myolastásn®) que fue retirado del mercado el año pasado por presentar efectos secundarios, alguno de ellos graves. Estos tienen los efectos que menciono en el post… Así que hay tener cuidado con ellos y tomarlos siempre bajo la supervisión de tu médico.

      Para conocer algunos detalles sobre otros fármacos que se usan como relajantes y que no son de este grupo puedes leer este artículo: http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-de-salud/climaterio/articulos-relacionados/relajantes-musculares.html

      Pero de nuevo lo mejor es que consultes a tu médico que te dará la mejor orientación según cuál sea el origen de tu problema.
      Muchas gracias por tu pregunta Eugenia, espero que te haya servido. Te mando un saludo afectuoso.

      • Muchas gracias Iñaki. El link también ha resultado muy útil.
        Saludos
        Eugenia

  4. Útil nota; es conocido el uso indiscriminado que se hace tanto de ansiolíticos como de antidepresivos y de igual manera en algunos casos recetados de manera informal e inexperta tanto entre amigos como por profesionales carentes de la experiencia requerida por lo delicado que resulta el uso de cualquier medicamento.
    Solamente quisiera comentar que el uso de ansiolíticos “al ser necesario” puede llevar a habituaciones inadecuadas y resultar creándose mas bien un problema en lugar de conseguir una solución. Ningún psicofármaco y prácticamente ninguna medicación debiera de ser manejada empíricamente sin la supervisión de un profesional responsable.
    Por otro lado, el inadecuado uso de antidepresivos puede llevar a estados de indiferencia psíquica y por su efecto deshinibidor poder facilitar que alguna persona tome acciones impulsivas que pudieran ser potencialmente imprudentes y peligrosas.
    La psicofarmacología es un gran recurso en el manejo de diversos estados psicológicos y psiquiátricos, así como neurológicos pero SIEMPRE bajo la cercana supervisión de un profesional que conozca adecuadamente los usos y riesgos.
    Saludos!

    • Fantástica aportación, con la que estoy completamente de acuerdo. Muchas gracias Mario.

  5. la prescripción debe ser justificada, si y solo sí , el paciente no pueda vercer los factores que conllevaron a ella, y debe estar reforzada a psicoterapia racional. Complementar actividades de soporte da muy buenos resultados en crisis depresivas.

    • Hola Hugo. La medicación siempre la concibo como una ayuda temporal y asociada a psicoterapia. De esta manera es donde encuentro los mejores resultados. Ah! y siempre supervisada por un profesional, claro. Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!