Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

¿TIENES ANSIEDAD Y NO LO SABES? CLAVES PARA DESCUBRIRLA Y TRATARLA (EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE) PARTE II

2-5617265-anxietyLo prometido es deuda. En el post anterior hablamos de cómo identificar la ansiedad, que a veces puede manifestarse sin que seamos conscientes de ella. Hoy toca hablar de algunas pautas generales de cómo combatirla con éxito.

Lógicamente cada caso es un mundo y ante la duda siempre debemos consultar a un especialista para que nos oriente. Pero si practicamos estos consejos, notaremos con seguridad una mejora significativa en nuestros niveles de ansiedad. ¡Vamos allá!

Trata de identificar el origen de la ansiedad y ponerle remedio. ¿Qué fácil, no? No lo es tanto. Como señalábamos no siempre hay una causa directa para la sensación ansiosa. Pero si en tu caso existe, empieza por tratar de eliminarla: un problema laboral, un enfrentamiento con un amigo o familiar, un juicio próximo, una decisión importante que te angustia tomar… Centra tus esfuerzos primero en resolver esa cuestión. Puede que con eso sea suficiente para volver a la normalidad.

-Independientemente del origen de la ansiedad, aprende alguna técnica de relajación. Hay muchas y son más sencillas de lo que creemos. Tan solo 5 minutos al día, repito 5 minutos, dedicados a estar en silencio con los ojos cerrados practicando cualquiera de las muchas técnicas de relajación que existen, marcan una diferencia enorme. Y se pueden aprender en un minuto. ¡No desdeñes todo ese poder! 

¡Desacelera! Detente un momento y baja la velocidad. Muévete y haz las cosas más despacio… Aquí lo difícil es tomar conciencia de que vamos acelerados, pero una vez que nos demos cuenta, basta con conscientemente hacer lo que estemos haciendo más lentamente.

Cuida tus hábitos de sueño y alimentación: unos hábitos de sueño regulares y suficientes son estupendos para reducir el estrés y la ansiedad. Cuidar la alimentación es un consejo general de salud, y para la ansiedad en particular es bueno eliminar el tabaco, el alcohol y las bebidas estimulantes (tomar menos café y coca cola…).

Haz deporte: Si quemamos la energía “extra”, unido a la liberación de endorfinas que genera el ejercicio, la sensación de bienestar durante todo ese rato, está asegurada.

Organízate, decide y resuelve: no hay nada que genere más ansiedad que la sensación de descontrol. Tener un montón de cosas por hacer, no saber cuántas, ni cuáles, ni por dónde empezar ni la importancia de cada una… Esto da para muchos post pero te recomiendo mirar algunos blogs relacionados con GTD (Getting Things Done). Implementar unas pocas técnicas sencillas para organizarte, tomar decisiones y resolver cuestiones puede marcar mucha diferencia.

Desconecta, fomenta actividades de ocio y queda con amigos: quedarte en casa dándole vueltas a cómo te encuentras tan solo hace que fijemos la atención en nuestro malestar y este aumente. Ante la duda, ¡sal!

Lee, haz el amor, haz manualidades. Baila, canta.

Cuida tus pensamientos: sé consciente de lo que te dices a ti mismo. La ansiedad genera pensamientos pesimistas, autorreproches, enfado… Si te identificas alimentando tu mente con estas ideas usa la técnica del STOP! Corta inmediatamente ese flujo de ideas y ponte a pensar en otra cosa.

Di que no: es una de las cosas más liberadoras que existen. Con cariño, pero asertivamente, rechaza aquello que no deseas.

Tira cosas: una limpieza de armarios, de objetos que ya no usas, de libros… Guardas cosas porque crees que en algún momento te servirán, que por si acaso… pero es mentira. El 95% de ellas no te valdrán nunca. En cambio hay personas que las pueden aprovechar ahora mismo. Recicla y dona. La sensación es fantástica y dejas espacio para que entren nuevas cosas en tu vida…

Haz lo que puedas y olvídate del resultado: el otro día me decía Laura en la consulta:

“Iñaki no sé si he aprobado el último examen…”

“¿Estás satisfecha con tu esfuerzo, Laura?”

“Sí”

“Entonces ¡enhorabuena! Has dado lo mejor de ti. Lo que suceda después no está en tus manos. Sal y prémiate por lo que has hecho”.

Parece que me tomó la palabra porque llegó a casa a las 5 de la mañana…

Toma fármacos si es necesario: lo dejo para el final porque creo que todo lo anterior es tan útil o más que tomar una pastilla. ¡Pero ojo! Hay medicaciones estupendas para la ansiedad que, siempre bajo la supervisión de un médico, ayudan muchísimo a controlar y superar estados de ansiedad.

Bueno, creo que por hoy ya está. Seguro que me dejo alguna cosa, así que os animo a que aportéis vuestro granito de arena en los comentarios. ¿Qué os sirve a vosotros para la ansiedad? ¿Estáis de acuerdo con estas pautas? ¿Qué más añadiríais?

Animaos a escribir y a compartirlo con la persona a la que le pueda servir. ¡Hasta pronto!

Nota: También podéis visitar este post con algunas claves extras que os ayudarán a vivir sin ansiedad.

2 comentarios
  1. Hola Doctor! Desde Paraguay 🙂 fui tu alumna en una materia del Master en TF en la Comillas de Madrid en el 2010/2011. No ejerzo la profesión, estoy en un negocio familiar con muchas planillas Excel jaja. Estoy casada y tenemos una hermosa beba de 1 año 10 meses. Quiero agregar a tu post que escuchar nuestro corazón libera de mucha ansiedad, ahí está nuestra confianza en nosotros mismos, nuestras respuestas a casi todo, nos pone en contacto con nuestro presente, y calla un poco a “el loco o la loca” Te leo cada vez que puedo! Gracias por todo.

    • Hola Fátima! Un gusto saber de ti! Enhorabuena por tu familia y esa hermosa bebé que seguro que os ha traído una inmensa alegría. Recojo tu consejo para todos los amigos de Mente en Positivo, que usaré para uno de los post. Mil gracias por leerme y comentar y te mando un fuerte abrazo a Paraguay!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!