Psicoterapia Online | Dr. Iñaki Vázquez

Un Ejercicio para Recuperar tu Alma. 

almaaaHace un par de semanas te escribía (de memoria, debo reconocerlo) un breve relato africano que hablaba sobre el alma. Era este:

Un aventurero avanzaba en una tierra ignota de África acompañado por sus porteadores. Machete en mano se hacía paso entre la poblada selva, tratando de desvelar los caminos.

Cuando aparecía uno se apresuraba por él, y cada nueva barrera natural, río, barranco, piedras o troncos, la superaba lo antes posible para seguir avanzando. ¡Adelante! ¡Sigamos!

Avanzar, y avanzar, era su única obsesión. ¿Qué habría más allá de la siguiente barrera?

En un momento dado se giró y vio que sus porteadores se habían detenido a descansar. Se extrañó. Apenas llevaban unas horas de marcha.

¿Qué hacéis, por qué os habéis parado? ¿Estáis cansados?

Uno de ellos le miró y contestó. No, señor, no estamos cansados. Pero avanzamos tan deprisa y sin saber adónde, que hemos dejado atrás nuestra alma. Ahora debemos esperar hasta que nos alcance de nuevo…

Y es curioso porque muchas personas se han sentido identificadas con él: 

“¿Sabes, Iñaki? Me siento un poco como en ese relato que escribiste el otro día. Tengo la impresión de que el tiempo y las experiencias pasan demasiado rápido. Que voy corriendo, empujado por la rutina, pero sin hacer pie del todo. 

Me pasan cosas que tan solo pasan de largo, casi sin dejar huella, porque no me da tiempo a vivirlas como desearía. Y a pesar de eso yo sigo y sigo avanzado… Sí, lo has descrito bien, como que voy por delante de mi alma. ¿Qué puedo hacer?”. 

Si alguna vez te has sentido así, enhorabuena: eres un ser humano. Porque lo primero que hay que saber es que esta sensación la tenemos todos en diferentes momentos de la vida. 

Muchas veces no hay que hacer nada: las circunstancias cambian y el ritmo y la sensación de “vértigo” se mitigan y vuelves a sentirte conectado/a con ti mismo y a tu entorno.

Pero en otras ocasiones esto no es tan fácil. No sabes cómo frenar esta sensación tan incómoda y necesitas alguna estrategia para poder volver a tu centro.

Independientemente de cuál sea tu caso, te voy a describir un ejercicio que te ayudará a conseguir recuperar la sensación de control y de conexión. Es un hábito muy sencillo que apenas te llevará unos minutos al día y que te va a sorprender con las cosas que vas a descubrir. Asómate.

Un Ejercicio para Recuperear tu Alma:

meditación relax terapia onlineMe gusta recomendar hacerlo a última hora del día, cuando ya estás en casa descansando de la vorágine que te ha arrastrado durante el día.

Es momento de tomar unos minutos de reflexión para dedicarlos a ti mismo/a. Llevar tu atención hacia dentro más que hacia afuera.

Busca un lugar tranquilo y siéntate cómodo/a. Toma dos o tres respiraciones profundas, y libérate de cualquier tensión con cada espiración. Ahora es momento para estar tranquilo/a y regalarte unos minutos de intimidad.

Y una vez que estamos relajados, la pregunta que vamos a responder es: ¿Cómo ha sido tu día hoy?

Piensa entonces en tu día como si fuera una película . Estamos casi al final así que tendrás que rebobinar hasta el principio, esta mañana, cuando te despertabas. ¿Te ves? Ya lo tienes. 

Se trata ahora de que poco a poco vayas avanzando en la película visualizándote en ella, para fijarte en todas las cosas que han pasado durante el día.

¡Tranquilo! No hay que revivirlo minuto a minuto o nos pasaremos la noche en vela. Verás que es más sencillo de lo que parece y que la película avanza a buen ritmo.

Piensa:

¿A qué hora me levanté¿ ¿Cómo me sentía? ¿Qué pensamientos tenía por la mañana? ¿Qué hice? Cuando desayunaba, ¿qué cosas de las que escuchaba en la radio me llamaron al atención? ¿Qué pensé? ¿Y después? ¿A quién vi? 

Tuve una llamada camino del trabajo (no me acordaba), que quería saber el teléfono de aquel cliente. También hablé con mi hermano, le vi un poco agobiado por su hija, sí, la chica está preocupada por los exámenes finales. 

En el trabajo pasaron estas cosas y estas otras. ¡Ahora recuerdo! Qué gracioso Antonio con la anécdota que contó… Me doy cuenta de que Antonio me cae muy bien. Me gustará invitarle a él y su mujer a cenar un día. Se lo propondré a Susana.

Recuerdo que durante la primera parte del trabajo me sentí estresado, pero luego mi sensación fue cambiando. Comí con Andrea, ¡de qué hablamos? Sí, ya me viene. Nunca lo había pensado pero tiene razón en lo de preguntar en su gimnasio por las clases de pilates. Creo que me voy a animar.

Luego el paseo de vuelta a casa. Qué rato tan agradable con todo el sol pegándome en la cara. Tengo que hacerlo más a menudo. Recuerdo que vi a niños jugando y me acordé de nuevo de mi sobrina y sus exámenes. Pensé que tengo que llamarla más. Fue un pensamiento fugaz, pero me gusta haberlo redescubierto ahora, en este rato de tranquilidad, porque es verdad y me va a hacer sentir bien.

Y luego esto y lo otro, y pensé así, y sentí, y vi, y dije… 

Y la película poco a poco se desgrana y avanza tu nuestra mente, y te das cuenta de todas las cosas que has vivido durante el día. Y te das cuenta de que habían pasado muy rápido, casi sin la atención que las cosas importantes necesitan. 

Pero ahora con esta nueva mirada, impactan y se fijan de verdad en nosotros. Dejan su huella, su semilla, su aprendizaje.

Y entonces ya no siento que he pasado por el día, como un días más, sin pena ni gloria. Sino que ha sido un día intenso,  lleno de experiencias, vivido, aprovechado.

Y siento que he vuelto a conectar conmigo, con mi esencia. 

Me siento bien porque mi alma de nuevo me acompaña…  

¿Bonito verdad? Créeme que te vas a sorprender muy gratamente al hacer esta pequeña experiencia. Te vas a dar cuenta de la multitud de cosas que has vivido, casi sin darte cuenta y vas a poder recibir toda su fuerza para nutrirte y enriquecerte. 

Además tiene otros “efectos secundarios” que también te van a aportar cosas positivas: Durante esos minutos de atención localizada tu respiración y ritmo interior se van a relajar y así la tensión muscular. Se mejora también la concentración y la memoria.

Si lo haces todos los días verás además cómo la intensidad de tu mirada se amplía cada vez más y podrás extraer mucho más de tus días, que no solo serán únicos… ¡sino épicos!


Deseo que haya gustado el post de hoy. Compártelo con tus amigos y me encantará que dejes un comentario con tu experiencia  Hasta entonces un fuerte abrazo y ¡nos vemos en las newsletter del domingo! (Si aún no la recibes, deja tu email en el siguiente recuadro y, además del ebook gratuito tendrás la subscripción a la newsletter).

4 comentarios
  1. Iñaki, primero felicitarte una vez más por articulos tan interesantes, prácticos y útiles como este último.
    Yo también soy de esas personas a las que, la mayoría, de los días se le pasan volando, sin apenas darme cuenta de qué es lo que a ocurrido a lo largo del mismo y actuando casi de forma automática.
    Una de las prácticas que estoy incorporando a mi día a día es el Mindfulness, esto es ser consciente de lo que estamos haciendo AHORA: si estoy comiendo poner atención en la comida, si estoy trabajando en la labor, si estoy escuchando música en la canción.. lo que me ayuda a poder vivir más el presente y no dejar a mi mente que terrebilice tanto el futuro.
    Te mando un cordial saludo Iñaki.
    http://www.unaialberdi.com

    • Hola Unai! Muchas gracias por tu comentario. Sí, de hecho tiene este componente de mindfulsess que a mí me gusta mucho y trato de que todos podamos integrarlo en el día a día. Hace un tiempo escribí un post sobre ello que puedes leer aquí: http://www.menteenpositivo.com/una-cita-contigo-mismo/
      Por cierto enhorabuena por tu web, que recomiendo. Un fuerte abrazo y no dejes de comentar aquello que te guste.
      Iñaki

  2. ¡Vaya, curiosas coincidencias temáticas! Me alegro de que pensemos similar. Es señal de que vamos por buen camino…

    http://psiquiatriapocoapoco.blogspot.com.es/2015/06/concentrarse.html

    • Qué casualidad tan buena Guillermo! Me descubres además que es un cuento de Machael Ende, no lo sabía.
      Me alegra poder saludarte por aquí y te mando mucho ánimo con tu blog, que recomiendo.
      Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Consigue tu libro

BAILANDO CON LA REALIDAD: Historias sorprendentes que te emocionarán.

 

ySinEmbargoTeQuiero: Claves para que consigas la mejor vida en pareja.

¡Nuevo ebook!